LA DEPRESIÓN ES "EL DEBER SER"

Actualizado: 5 abr 2021



Estar deprimido es sentirte oprimido, es saber que no eres “ese” que crees que eres; es saber que no eres “ese” que creaste para aparecer; es sentir que la única salida es regresar a ser “ese” que ya hoy te resulta insostenible ser; es sentirte succionado por los patrones, por la historia; depresión es la necesidad no atendida de ser libre de esa opresión. Ser libre de ser otro.

Quizá no sepas aún cuál, pero sabes que eres otro, solo no lo has descubierto.


Es un “me estoy descubriendo libre, ya no puedo ser este, no es sostenible” es una sensación apretada, de encierro involuntario (y es por eso que me siento deprimido); pero hay que romper con este encierro, ser libre; hay que salir a buscar, o mejor dicho hay que entrar a buscar, ... incluso si eso significa cagarla.


La depresión es el resultado de develar al ser, es descubrirse.

Es descubrir tus No’s para enfocarte en tus Si’s.


La depresión es el mecanismo de tu cuerpo

que dice “nooo!, no eres libre! regrésate a tu zona de confort, regresa a esto que conoces, regresa a esto que los demás conocen de ti”.


Sientes depresión porque tu alma sabe que no es solo “eso que has venido siendo”. La depresión es el deber ser, el deber ser... es depresión.


Por eso vivimos deprimidos en este mundo, el sistema y nuestras creencias de lo que conocemos nos succionan a este espacio del Deber ser.


Pero y cómo se sale del espacio del Deber ser?


La medicina es la libertad, el recibir, es dejarte sorprender, es vivir en el asombro,

abrirse a las posibilidades; posibilidades de cambiar y no ser el mismo de siempre, a romper, a rebelarse ... a comprometerte con tu auto innovación...

si te quieres rebelar, rebélate!

Rebélate al peso de la historia,... a la narrativa.


Rebelarse es recordar el camino de regreso a casa.

Es la posibilidad de ser libre de “ese lugar” escaso, apretado... limitante.


Es el ego que dice :

“esto me viene perfecto, esto soy yo, que rico ser este Yo”

Pero no eres eso, estar ahí es estar en la zona de confort, es estar en lo conocido.


Pero claro podemos decir lo que decimos desde el privilegio de Ser quienes somos...y el privilegio tiene que ver con estar aquí, ahora ... y notarlo.


Desde el darnos cuenta de que tenemos el privilegio de poder pensar, sentir, cuestionar, porque en otra parte del mundo las cosas son muuuy diferentes ( hay caos, hambre, guerra; y en situaciones así, no es fácil pensar) desde ese privilegio la invitación es a que identifiquemos nuestro uniqueness y desde ese lugar nos ofrezcamos al mundo para compartirnos.


Al privilegio de ser quienes somos hay que observarlo, agradecerlo, honrarlo y darlo.. compartirlo.

Porque si no lo compartes de conviertes en “quien sea “, y sabes? es muy fácil “ser quién sea”... es muy fácil.


Hay un uniqueness que tu SI eres, que si puedes ofrecer y compartir, Cuál es??

No importa cual sea, por mínimo que parezca, lo importante es que tú puedas identificarlo y decir: esto soy yo!

(luego vemos cómo se ve ese Yo, allá adelante..)

La pregunta es: ¿Quien si eres ?! ... quien SI ERES?

No quien No eres, quien ya no quieres ser, quien has sido....

Quien SI ERES? tienes que abrir el espacio para descubrirlo.


Si te quieres “evidenciar a ti mismo” sin duda “el otro” es un espacio muy virtuoso y bonito para tener ese evidencia que buscas.

Esto me lleva a pensar en que hace un par de años estaba platicando con mi amigo Kevin -Dr en filosofía- y dijo algo así: “imagina que estas en PB, entras al elevador, estás solo, se cierra la puerta, presionas el piso 10, -ahí tú sabes que estás en el elevador, es obvio correcto? - sin embargo tú tienes la certeza de que SI ESTÁS en el elevador cuando en el piso 6 se abre la puerta y entra alguien y te dicen:

buenos días!”


Y es en ese preciso momento que tu sabes que SI EXISTES Y ESTÁS AHÍ, porque alguien más te vió,... te vieron.

Ese es el vínculo que tenemos con nuestros padres... nos vieron (no importa cómo, ni de que manera)... nos vieron; (esto pasa en todas las relaciones) y eso es algo que se agradece por eones,... “me viste, ...y por eso te amo, por que me viste y validas mi existencia”.


Por eso, en esta estructura social, en esta realidad “te honro, te soy leal... voy a seguir haciendo lo que sea por seguir mantenido este vínculo que me valida, ... que me ves ”; cuando la verdad es que desde la primera vez que te subiste al puto elevador tu sabías que YA ESTABAS AHI; entonces el otro solamente es el recordatorio, la evidencia de que Si estabas en el elevador, no de que existes!, sino de que si te vio..

Estamos confundidos, estamos buscando la validación de que existimos a través del otro, “Si me viste” entonces existo,... Soy.


Y este es nuestro problema.


Por eso es que cambiar es tan complejo, (y elegir el cambio aún más) por qué al cambiar dejamos atrás no solo la idea que tenemos de nosotros mismos, sino la idea que los demás tienen de nosotros, y al hacerlo dejamos de creer que Si existimos porque “ya no nos ven” y ahí empieza la lucha entre quedarnos en el “Deber ser” o ser libre.. y experimentamos depresión.


Pero no.. siempre existimos, tan solo nos dejan de ver cómo nos conocían, pero solo eso... solo eso.


Somos ese que elige meterse al elevador (y sin importar si alguien sube o no), saber quien Si eres, te permite ser tu propia validación de tu existencia.... y por supuesto compartirte con el mundo desde la libertad de Ser quien quiera que seas.

45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo